"L´escriptor es aquell a qui escriure li resulta més difícil que a la resta de persones". Thomas Mann.

"La terra de ma terra és pols del meu camí
que a mon dolor s’aferra i mai no fuig de mi." Bernat Artola.



dimarts, 30 d’agost de 2016

La barraqueta.




-        Calla… tú también… calla…
Tinc una barraqueta que no té trespol, que no té trespol, que no té  trespoooooool Así, alargando la o final, y más fuerte, que no se os oye. Parece que no hayáis comido. - Vociferaba el maestro de música a sus pupilos en una mezcla de enfado y satisfacción. La creatividad no cabía  en el canto, tampoco era un principio pedagógico muy potenciado en la época. A los niños en general les agradaba la clase de Don Miguel, siempre que no fuera teoría, claro, la música en China o en el Renacimiento español no les emocionaba y Luigi Rossi, Carissini i Alessandro Scarlatti tenían más nombre de delanteros goleadores que de cultivadores virtuosos de cantatas. Los silencios eran distintos que en otras asignaturas, aquí cobraban sentido junto a las notas blancas y las negras; había de varios tipos, como los compases, como los movimientos, como la audición de discos de música (clásica por descontado) con la que D. Miguel les obsequiaba si se portaban bien. La primavera y el otoño de Vivaldi eran chulos, así como la Sinfonía de los juguetes de Mozart o el Concierto de Branderburgo de Bach. Para casa quedaba escuchar la cinta del Bang Bang con los éxitos del momento, el grupo ABBA, el September de la Vuelta Ciclista…
-        -  El Madrigal es uno de los puntos vitales de la música del Renacimiento y es el símbolo máximo de la música profana. Nació en la época del Ars Nova… -dicta a buena velocidad D. Miguel.
-         El Madrigal es el campo de fútbol del Villarreal – susurra José Vicente al compañero Javier separado por el pasillo entre pupitres.
-        Yo he estado con mi abuelo, me llevó a un partido hace tiempo, sólo recuerdo que es un campo muy pequeño. Creo que iba de rojo y pantalón azul…
-         ¡No animal! Sólo has adivinado el pantalón, ¡la camiseta es amarilla, como el Las Palmas!
-         ¡Silencio! Martínez y Bausá, ¿qué acabo de decir?
-         Que el Madrigal no llegará a su perfección hasta el pleno Renacimiento… responde dubitativo el primero.
-         ¡Señor mío! Eso era el principio del párrafo, lo he explicado (dictado más bien, pensó el niño) hace media hora. A ver tu libreta…
-         No, no, ya sigo…
-         Enséñame la libreta he dicho. Muy bonito, un dibujo, un escudo de fútbol debe ser… ¿y este otro?
-         Mmmm… nada… un…
-         Es un sorro justisiero, Don Miguel – apunta Luís desde el fondo, embutido entre abrigos y las perchas en serie.
La risotada a modo de sonata no fue Moderatto, más bien Allegro y la reacción del profe, Grave:
-         A ti nadie te ha dado vela, Grande... ¡cállate! - Volviéndose hacia Martínez de nuevo - Pues los inmensos ojos de tu artístico sorro van a ser vistos por los ojos del director, ya verás qué divertido. Mejor no, dile a tu padre que quiero hablar directamente con él.
El premio ese día fue individual y en forma de diálogo parental.
El castigo fue al día siguiente y en forma de arresto domiciliario.

Juanjo Agost (Fragment d´unes històries...)

Forma parte de relatos y escritos que de momento están a refugio en mi ordenador... 
Aunque los nombres son inventados, algunos reconocerán situación en lugar y espacio... 
Per descomptat la llibreta és meua, el valencià és lamentable, cal dir que el mestre era salmantí i ha plogut molt.  
   

 Tinc una barraqueta que no té trespol,
que no té trespol, que no té trespol.
Per la matinadeta ja li pega el sol,
ja li pega el sol, ja li pega el sol.

Trulla que trullara que trullarà.

I com és xicoteta no paga lloguer,
no paga lloguer, no paga lloguer,
perqué era dels meus pares i és pels meus xiquets, és pels meus xiquets, és pel meus xiquets.

Dins jo tinc un armari molt ben arreglat,
molt ben arreglat, molt ben arreglat,
amb tres culleres velles i un plat foradat,
i un plat foradat i un plat foradat.

Tinc un canteret d'aigua i tres botes de vi,
tres botes de vi, tres botes de vi
i un setrillet que és d'alló més fi,
que és dallò més fi, que és dallò més fi.

Trulla que trullarà que trullarà que trullarà.